En medio de la lucha que se ha emprendido para enfrentar a la violencia, inseguridad y corrupción hay acciones que verdaderamente desmotivan a los ecuatorianos y nos pone en un camino que no sabemos hacia dónde vamos, ni cuál es el futuro. Cuando conocemos que un juez les dio la libertad a 18 presuntos sicarios que fueron detenidos por la Policía y les dan medidas sustitutivas, evidenciamos que en el momento actual esa justicia ha dejado de ser ciega y objetiva. No se entiende qué es lo que está pasando. Son momentos cruciales en que todos debemos unirnos para enfrentar a la delincuencia, pero con ciertos jueces nada al parecer prospera.