La deuda de USD 5 769 millones que tiene el gobierno con el Seguro Social debe honrarse, tomando en cuenta de que esos dineros -considerados como caja chica de gobiernos de turno irresponsables- les pertenece a los afiliados, jubilados y pensionistas ecuatorianos. Todo el esfuerzo de los trabajadores aportantespor años para el sostenimiento institucional y la acción solidaria para el segmento de ciudadanos que menos tienen, no puede ser desconocido y menos menoscabado por manejos politiqueros que afectan a una gran mayoría de ecuatorianos. Existe, sin duda, la necesidad de reformas urgentes para evitar el colapso institucional y la afectación a las futuras generaciones. Defendamos al IESS.