La carrera electoral ya empezó con pininos. Llegar a febrero de 2023 ilusiona a los politiqueros, pero el entusiasmo es mínimo en el pueblo elector. Esta es una fase importante para distinguir entre la paja y el heno, entre los demagogos y los verdaderos líderes, entre los que buscan llegar a una curul municipal, provincial o parroquial para desde ahí generar espacios de desarrollo y, los que se aprovechan de estas dignidades engañando al pueblo, para cumplir sus malos propósitos con base en los enriquecimientos ilícitos, los contratos sobrevalorados, el pago de favores para quienes ayudaron en la campaña, ser obsecuentes con el poder y silenciosos a espaldas de lo que desea el pueblo.¡Cuidado!