El papel de nuestros deportistas en las diferentes disciplinas y el reencuentro de la Selección de Fútbol con el Mundial de Qatar, nos ha convertido en muy triunfalistas. Queremos que los resultados siempre sean favorables y no consideramos que también los rivales juegan, que los errores son resultados humanos y que los tropiezos no siempre significan caídas. Glenda Morejón nos dio grandes satisfacciones pero la Olimpiada en donde no logró el resultado esperado, hizo que las flechas se enfilen contra ella. A Richard Carapaz ya lo daban por desaparecido y que decir de Enner Valencia que falló un penal y fue suficiente para enlodar su nombre. Debemos cambiar y apoyar a nuestros deportistas.