Las cinco parroquias urbanas de Ibarra se alistan para un proceso electoral que permitirá renovar sus directivas. Este hecho podría considerarse como un ejercicio preparativo para las elecciones seccionales previstas para el 2023. En medio de los reclamos, respecto a la manera como se organizaron las votaciones en los barrios, el llamado es un nuevo reto para la Municipalidad; de ofrecer las garantías de una adecuada participación ciudadana. Según el cronograma, esta semana deben estar conformadas las juntas electorales y la siguiente se capacitará a los ciudadanos. Que los vecinos puedan manifestarse en las urnas es un buen comienzo, siempre y cuando se lo haga organizadamente.