Es el momento para poder activar la responsabilidad ciudadana dentro de lo que implica el respeto a la Constitución y las normas. Desde cualquier espacio, no importa en la situación en que nos encontremos, siempre será el momento de los ciudadanos y hay que asumir el rol. Todos somos corresponsables de las crisis y de lo que está sucediendo, eso implica aceptar que todos tenemos la responsabilidad de asumir ese rol para mejorar y poner un punto final a la corrupción, la violencia, inseguridad y otros males. Lo que pasa en nuestro país debe hacernos reflexionar y es justo la oportunidad para poder ejercer el deber ciudadano y hacer frente a los problemas desde cualquier trinchera.