La decisión de Sarah Escobar de participar en los Juegos Olímpicos de Invierno Beijing 2022 es un acto con mucha carga emotiva, tan simbólico y patriota como el hecho de ponerse de rodillas, besar la bandera y gritar con fuerza: “Sí juro”. La única deportista que representa al Ecuador, en esta cita ecuménica, es nacida en Estados Unidos pero de padres ecuatorianos. Desde que era una niña practica esquí, ingresó a la Academia Waterville en New Hampshire y participó en el circuito de la Federación Internacional de Esquí (FIS), dicha actuación le dio su lugar en los Juegos Olímpicos de la Juventud Lausana 2020. Pudo haber flameado la bandera de las barras y estrellas pero prefirió la Tricolor.