La democracia en América Latina ha cambiado mucho en la última década. El portal CONNECTAS señala en un informe que de las 18 elecciones nacionales en la región desde 2019, 14 fueron derrotas de la propuesta apoyada por los partidos de gobierno. Lejos están los tiempos en los que los gobernantes tenían una mayor ventaja; hoy da más réditos la oposición política. Una explicación no es muy difícil de imaginar: A principios del siglo XXI el ‘boom’ económico le dio un mayor margen político a los partidos de gobierno, hoy la crisis de la economía mundial y la pandemia han exaltado la inconformidad del pueblo con sus gobernantes. La muestra más reciente es el resultado del plebiscito en Chile.