La guerra que no traerá beneficio para las partes en conflicto -Rusia y Ucrania- deja secuelas en el camino y, producto de ella, hay decisiones tomadas que afectan principalmente a los deportistas que se sentirán afectados, pero también ofendidos, por la imposibilidad de representar a la Federación Rusa en disciplinas mundiales o regionales. La Federación Internacional de Voleibol ha anunciado que el Mundial masculino previsto para este año no se celebrará en Rusia a la espera de la confirmación de la nueva sede. Lo más sorprendente fue que la FIFA elimine a Rusia de cualquier competencia de fútbol internacional, es decir, no estará en la Copa del Mundo Catar 2022. La guerra mata al deporte.