En medio de las crisis social y económica que vive el país, acrecentadas con la violencia desatada en las calles de provincias como Guayas, Esmeraldas y Manabí, van apareciendo los politiqueros oportunistas, cual pitonisas que salen a la luz en medio de la confusión prelectoral. Pese a que la campaña oficialmente aun no arranca, no ha existido freno para que los candidatos estén en la palestra mediática desde hace un buen tiempo. Hay oscuros sujetos -en nuestra región también- que se aprovechan de las tristes circunstancias por las que está atravesando el Ecuador para decir que “velarán por la paz y seguridad ciudadana”. Son fantoches ya conocidos que han perdido toda vergüenza.