En segundo debate el GAD municipal de Ibarra aprobó la ordenanza que regula las actividades en los espacios públicos de la ciudad. Ahora habrá que aplicarla pero en territorio y evaluando sus resultados, porque muchas ordenanzas quedan escritas, no se cumplen y lo que es peor son inaplicables, corriendo el riesgo de ser inoficiosas si no se las operativiza y se demuestra a la colectividad lo positivo de las mismas. Solo un ejemplo: existe la obligación del buen uso del espacio público para evitar insalubridad e inseguridad. Si eso no se cumple y desde el propio GAD se autoriza todo tipo de “ferias” en el parque principal, se seguirá afectando la imagen citadina y la belleza tradicional que tiene.