Las disposiciones del COE nacional no tuvieron ECO ni en los propios COE cantonales, peor en la ciudadanía que a simple vista disfrutó a plenitud de las últimas festividades del año 2021. La tradicional Navidad y la fiesta de finalización del año, permitió notar que a la población poco o nada le importaba considerar la “obligatoriedad” de las medidas de bioseguridad. Todo lo contrario, las incivilidades y las aglomeraciones, excesiva ingesta de bebidas alcohólicas, fiestas, violencia, accidentes y la falta de un coordinado trabajo de los COE en los diferentes cantones del país fueron aspectos observados con preocupación en momentos en que la presencia del coronavirus aún está vigente. ¿Y ahora?