Hoy es Primero de Mayo y desde aquí un pedido formal para ‘construir’ una sociedad ecuatoriana más unida, equitativa, transparente, pacífica, justa, saludable, donde se privilegie el consenso y sobre todo ¡sin corrupción! En este día en que se dignifica al trabajo, todos debemos entender que formamos parte de una colectividad que busca bienestar, justicia y atención desde los poderes centrales y locales. No podemos seguir en ese proceso caduco del reclamo por el reclamo y en donde no se presentan propuestas y alternativas viables para salir de esta fangosa realidad que nos atormenta. Pensemos en las nuevas generaciones y reflexionemos sobre el país que los dejaremos. ¿Será mucho pedir?