El gobierno de Joe Biden, con su indulto federal a los consumidores de marihuana, abre las perspectivas de una nueva mirada integral al problema. Para los expertos, llegó el momento de cambiar el rumbo de una guerra perdida. Un análisis interesante de Connectas remitido a nuestra redacción da cuenta de esta nueva realidad frente a lo que sucede en la región, por ejemplo. Está claro que hay un consenso en que la prohibición de las drogas no ha dado resultados. Y en América Latina ese fracaso es aún más visible. Nuestra región, la principal productora de cocaína y marihuana en el mundo, está jaqueada por un narcotráfico cada vez más poderoso y violento que ya causa claros estragos en Ecuador.