En medio del alboroto, caos y violencia, nos hemos preguntado ¿qué ejemplo estamos dando a las nuevas generaciones? Se habla de un Estado fallido en donde la palabra corrupción es utilizada regularmente, y ahora las niñas y los niños miran a través de los medios televisivos y de las redes sociales la forma virulenta con que actúan ciertos desadaptados en las protestas para incendiar vehículos, agredir a las personas que trabajan, romper ventanales y pinchar las llantas de vehículos particulares, incendiar patrulleros, broncas, amenazas, irrespeto a las autoridades y una serie de actos incongruentes que son poco entendibles. ¿Han pensado en nuestros niños y qué es lo que ellos sienten…?