Mucho se habla de que luego de la paralización por 18 días en el país, ahora vamos a recuperarnos y a reactivarnos. Pero, ¿eso es real? De ninguna manera, porque las pérdidas ingentes que soportaron importantes sectores de la economía nacional no se recuperarán. Ahora lo que corresponde es pensar que una nueva paralización no la aguantará nadie y menos con la carga de violencia que buscaba otros propósitos, entre ellos, la caída del gobierno. También se ha hablado de que el Estado no ha llegado a los sectores empobrecidos de la sociedad ecuatoriana y eso le corresponde por obligación. La crisis exige inteligencia para llegar a superarla. Confiemos que las cosas cambien.