La cercanía de la campaña electoral con miras a las elecciones de 2023, permite ver de cerca a los actores políticos que durante mucho tiempo pasaron somnolientos, pero que empiezan a despertar y a creerse salvadores de las causas que nos mantienen en el subdesarrollo, cuando en verdad no han hecho, sino medrar en cualquier espacio. Hay personajes y “personajes”, los primeros a los que se les puede identificar claramente por lo que han hecho o dejado como muestra de cumplimiento, pero hay quienes se aprovechan de cualquier circunstancia o plataforma para seguir engañando y otros más audaces calculando y ver si por ahí San Benito les sonríe para cumplir sus malsanos propósitos.