Una espesa nube de incertidumbre se genera en la Asamblea Nacional luego que la Comisión pluripartidista ad hoc aprobó el miércoles por unanimidad el informe que recomienda la destitución de Guadalupe Llori como presidenta de la Asamblea Nacional. Las reacciones no se hicieron esperar y muchos coincidían en que no solo debería irse Guadalupe Llori “sino todos”, como una muestra de inconformidad ciudadana por el trabajo y los pocos resultados en favor del país y su gobernabilidad. En el documento se señala a la señora Guadalupe Llori por supuesto incumplimiento de funciones, pero ¿acaso todos son impolutos y han cumplido a cabalidad?, es la pregunta. El país sí lo sabe.