Lamentablemente, nos vamos acostumbrando a escuchar todos los días noticias relacionadas con los actos delincuenciales, la violencia y muertes en varias provincias del país. Claramente se identifica a sectores con mayor presencia de delitos a nivel nacional, pero también está claro que las respuestas desde los organismos encargados de velar por la paz ciudadana y la seguridad interna están muy lejos de concretarse. Los asaltos y robos al propio estilo hollywoodense, la presencia de sicarios, sacapintas y ladrones en cada esquina se va normalizando a tal punto que el miedo va ocupando un lugar preferente en las familias ecuatorianas. El desafío para todos es que esta situación no prolifere…