Yachay sigue en medio de la expectativa nacional. Con los informes de la Contraloría ya van apareciendo novedades, que si bien no se conocían con claridad, si se sospechaba del presunto mal manejo de recursos, de bienes, contratos, convenios, etc, muchos de ellos con falencias y bañados de posible corrupción. Ya aparecen nombres de actores que creemos, será la justicia con estricto apego a la ley, la que determine responsabilidades que posteriormente posibiliten el resarcimiento de daños, reposición de bienes, terminación de edificios en mal estado, rendición de cuentas sobre el manejo de dineros y finalmente el buen funcionamiento de un proyecto en favor de los jóvenes ecuatorianos.