Ratifican prisión preventiva para cadete de Policía investigada por femicidio

La cadete de la Policía de Ecuador investigada por femicidio en el caso del asesinato de María Belén Bernal seguirá en prisión provisional después de que un tribunal ratificara esa medida contra la aspirante a agente policial, según informó este viernes la Fiscalía General del Estado.

La decisión de mantener a Joselyn S.P. en prisión provisional fue tomada por la Sala Penal de la Corte Provincial de Justicia de Pichincha, que rechazó el recurso de apelación para cambiar esa medida, interpuesto por la defensa de la cadete de Policía.

La joven está supuestamente involucrada en el asesinato de María Belén Bernal, cuyo caso se volvió emblemático de la violencia contra la mujer en Ecuador, al haberse producido presuntamente dentro de la Escuela Superior de Policía y a manos de su esposo, el teniente Germán Cáceres, prófugo de la Justicia.

En la audiencia de apelación, Isabel Jiménez, fiscal de la Dirección de Derechos Humanos de la Fiscalía General, se opuso a revocar la prisión provisional al argumentar que existen suficientes elementos de convicción que hacen presumir la participación de la cadete en el delito que se investiga.

También adujo que las medidas cautelares alternativas a la prisión preventiva son insuficientes para garantizar la comparecencia de la procesada a las otras etapas de esta causa.

La prisión preventiva también fue ratificada en un primer momento en la audiencia de reformulación de cargos, llevada a cabo el 23 de septiembre, fecha en que también se vinculó Germán Cáceres como presunto autor del delito de femicidio de su cónyuge.

La Fiscalía General recordó que esta no es la primera vez que la defensa de la cadete intenta revertir el auto de prisión preventiva, pues ya lo hizo por medio de una acción constitucional de habeas corpus, tramitada el 12 de octubre, fecha en que un tribunal desechó la demanda.

La cadete fue procesada inicialmente por un presunto delito de desaparición involuntaria el 17 de septiembre pero, tras el hallazgo del cuerpo de Bernal, la Fiscalía reformuló cargos por el delito de femicidio.

María Belén Bernal desapareció en la madrugada del domingo 11 de septiembre cuando acudió a visitar a su esposo a las instalaciones de la Escuela Superior de Policía, donde él ejercía de instructor, y su cuerpo fue hallado diez días después en un cerro cercano con signos de estrangulamiento, según determinó la autopsia.