Revelan cómo se dio el secuestro del exconcejal ibarreño

IBARRA.- El colombiano Herlindo Aldair E., de 28 años de edad, reveló a los miembros policiales sobre el secuestro de Carlos Arias Brito, mientras se trasladaba, junto a otros dos implicados, en un vehículo que fue interceptado en el sector de El Limonal.

Según la información que se remitió en el parte policial, horas antes de que Arias sea rescatado, varios uniformados se percataron del paso del vehículo tipo jeep marca Kia color plomo, con placa de Pichincha, en donde iba el hoy procesado, quien de forma voluntaria, declaró que lo tenían retenido en contra de su voluntad, en el sector de una reserva natural ubicada antes del poblado de Chical.

Se terminaron delatando
Los policías se dieron cuenta que los sujetos trasladaban provisiones y medicinas, y cuando les preguntaron hacia donde se dirigían, los nervios y contradicciones los pusieron al descubierto.

El colombiano mencionó que la integridad física de Arias estaba en riesgo y que debían llegar al lugar de cautiverio con el aprovisionamiento en un tiempo específico, ya que si no cumplían con el pedido, podrían atentar contra su vida.

Al conocer el hecho, los uniformados se armaron con todo el contingente y fueron al rescate de Arias. Fueron hasta la parroquia Chical, en el sector La Bocana, específicamente a un costado de la vía E-186, que conduce a Chical e ingresaron por una quebrada.

Luego de recorrer aproximadamente 45 minutos por la espesa vegetación, llegaron hasta un lugar en el cual se apreciaba una especie de campamento improvisado y una cocina artesanal, situada en una parte alta.

Al registrar el campamento, encontraron en un cambuche a Carlos Arias, el cual salió rápidamente y manifestó que a él lo estaban custodiando otras personas, que momentos antes del ingreso de los uniformados, habrían salido de forma rauda y sigilosa, huyendo del lugar a través de lo profundo de la montaña. Ahí, el 13 de agosto, terminó la pesadilla para el empresario, que estuvo secuestrado desde el 5 de junio.

¿Cómo se movilizaban?
A finales de marzo de 2021, un hombre, junto a su hijo y hermano vendió un automotor a José Oswaldo S., prófugo de la justicia, quien estaba acompañado de los procesados Jhon Aldair R., Herlindo Aldemar E. y Manuel Mesías C., sin imaginar que dicho vehículo sería utilizado para el secuestro del empresario.

Otro de los detenidos, el ecuatoriano Luis Gilberto C., declaró que desde mediados de junio uno de los implicados le llamaba para que le hiciera carreras en su vehículo.

El hombre dijo que los también detenidos solían esperarle en San Lorenzo, en donde embarcaban provisiones y se trasladaban por la vía a Chical, ahí le pagaban 70 dólares por carrera y se internaban en la montaña.

En total, el sujeto llevó cinco veces a los otros implicados hasta el lugar donde estuvo Arias.

Los reconoció
Carlos Arias informó, tras su liberación, que quienes estuvieron involucrados en su secuestro fueron las tres personas que se movilizaban en el vehículo que fue interceptado, además de los hermanos colombianos Jorge William P. y Jesús Herber P., quienes se encuentran prófugos, como el sujeto que adquirió el vehículo en el que lo secuestraron.