Ajusticiados en Otavalo tras hurtar un celular

El pasado sábado 28 de mayo se registró un acto delincuencial. Un presunto antisocial habría hurtado un teléfono celular de un comunero del sector de Puerto Alegre, parroquia Eugenio Espejo.

Al percatarse de ello, en su intento de recuperar el dispositivo, otro comunero interceptó al sospechoso, y más tarde ante amenazas de muerte, lo capturaron definitivamente junto a dos acompañantes. Una mujer y un hombre más.

Las tres personas fueron detenidas en la casa comunal de Puerto Alegre hasta que la asamblea comunitaria resuelva los correctivos a aplicar.

En primera instancia se decidió quemar el vehículo en el que se desplazaban, y posteriormente realizar el procedimiento de justicia indígena a los capturados, en el Parque Bolívar, previo a un recorrido por las calles de la zona céntrica de Otavalo.

Al momento los antisociales van a ser trasladados de la comunidad Puerto Alegre, rumbo a la urbe. La información completa de este suceso la podrá observar en la versión impresa de El Norte de este martes 31 de mayo.

Luego de trasladar a los detenidos y al auto desde Puerto Alegre por la Panamericana E 35, los comuneros se unieron a una multitud que los esperaba en la Magdalena, quienes a su vez estaban reunidos para realizar la segunda «Gran Marcha por la Paz» que había sido convocada por el Comité Permanente por la Seguridad de Otavalo, para este lunes 30 de mayo.

Ambas «diligencias» se unieron y todos presenciaron la quema del vehículo a un costado de la pana, que terminó siendo la última morada del Chevrolet Aveo color plata de placas UBA-1403, automotor que se retuvo de los supuestos criminales.

Según han podido indagar los dirigentes comunales, el transporte no sería propiedad de ninguno de los detenidos. Incluso habría tenido las placas adulteradas.

Concluida la quema, los cientos de manifestantes se enrumbaron hacia el centro de la ciudad, en un recorrido por la calle Roca hasta el pretil del Municipio, donde exigirán a las autoridades que se dé trámite de una vez por todas al proyecto de Ordenanza Sustitutiva para la Seguridad Ciudadana, que se presentó el pasado 21 de abril durante la primera «Gran Marcha por la Paz».