Simone 21 tiene como meta ayudar y generar cambios

Compartir en:

Simone 21 es una fundación que nace de la materialización de sueños y aspiraciones de amigos y familiares que buscan generar una nueva perspectiva de la discapacidad. Son manos amigas que brindan su ayuda para aportar al cambio positivo en la vida de las personas.

“Me parece que el aporte que más destacamos es multiplicar y difundir a la discapacidad como una condición que ha acompañado a la humanidad desde sus albores, y que debe dejar de ser vista desde la indiferencia y la indolencia. La discapacidad es una oportunidad de ver la vida desde una perspectiva que permite vivir la humanidad desde las diferencias”, expresó Lorena Pabón Mier, fundadora de Simone 21.

Esta Fundación ha organizado varias actividades. Entre ellas están conversatorios, foros mensuales, “Modelando inclusión” (actividad que reunió a varios niños y niñas con diferentes discapacidades), “undíaparatodos”, “Ciegocleta” capítulo Imbabura, campeonato de básquet en silla de ruedas, jornada de bailoterapias, la preparación del helado 3.21, “Trenzatón” (para la elaboración de pelucas oncológicas) y “dateunchance”, que consiste en la certificación artesanal en maquillaje de jóvenes adultos con síndrome de down.

“Tenemos como proyecto el lanzamiento del curso de derecho y discapacidad, la 2da edición de “undiaparatod@s”, en donde se destacará una competencia de runnig inclusivo, paralelamente continuamos con los foros y derechos enfocados en discapacidad y neurodivergencia”, explicó Lorena.

Al preguntarle sobre el apoyo que cuentan para sus actividades mencionó: “Recibimos colaboraciones de diferente tipo a través de redes. Hemos participado de convenciones a nivel internacional lo que nos ha permitido tomar contactos con muchos referentes de la discapacidad en diferentes temas”.

“Todos en algún espacio de nuestra vida fuimos consultados sobre nuestros gustos y sueños. Crecimos luchando por hacer lo que nos hace felices y día a día con esfuerzo y disciplina hacemos diferentes actividades, esa misma interrogante debemos trasladar a las personas con discapacidad para que ellos decidan cómo vivir.

No necesitan voceros o personas que piensen y decidan por ellas, necesitan oportunidad de ser escuchados y requieren de empatía para que la gran mayoría normalice una condición que no minimiza a la persona”, finalizó Lorena Pabón.