Sospechoso buscado en redes sociales fue ajusticiado en Peguche

Joven kichwa se codea con la diplomacia del Reino Unido en Quito

OTAVALO.- La tranquilidad de los habitantes de Peguche se vio interrumpida la tarde y noche del jueves 28 de abril, debido a la presencia de una pareja de presuntos antisociales, quienes habrían estado hospedados en una residencia del sector.
Lo curioso es que uno de ellos era buscado por un supuesto delito cometido en Ibarra, y al percatarse de aquello, los comuneros se organizaron para detenerlo junto a su acompañante.

“Este asunto ya venía desde hace unos 20 días atrás, porque había una denuncia en redes sociales de que el individuo que habitada acá era buscado en Ibarra. Nos tocó actuar. Como barrio y comunidad nos accionamos”, manifestó Carlos Guaján, presidente del Barrio Central, quien fue uno de los dirigentes que encabezaron esta medida correctiva.

Pedido de ayuda
Un comunero de la localidad, fuera de micrófonos, le dijo a EL NORTE que ya se había dado aviso a la Policía Nacional hace varios días atrás, una vez que se cercioraron que el sospechoso en realidad era el mismo de la fotografía que circulaba en la web, sin embargo no habría existido una intervención oportuna del organismo de control, por lo cual los días continuaron su marcha sin que se lo pueda detener.

Esta situación tomó un nuevo rumbo al llegar una mujer procedente de Ibarra a Peguche. “La señora tomó contacto con nosotros y nos contó que lo identificó al 100%, por lo cual la comunidad se organizó junto con la Policía para sacarle de la casa”, dijo Guaján.

Búsqueda
Si bien la comitiva registro la totalidad de la residencia en cuestión, en primera instancia no se pudo dar con el paradero del sospechoso, solo se logró capturar a la mujer que lo acompañaba.

“Pasada una hora volvimos a ingresar a la casa para buscarlo nuevamente, y lo encontramos debajo de una cama. Todo ese tiempo había estado escondido ahí”, relató el dirigente barrial.

Según el testimonio extraoficial de una moradora de la comunidad, la multitud enardecida incluso sacó algunas pertenencias del detenido para quemarlas al ingreso de la casa de hospedaje, que a propósito, cobra un estimado de USD 2 a USD 3 por noche.

Justicia Indígena
Ya en poder de la comunidad y de la Policía Nacional, la pareja capturada fue sometida a un ritual de purificación, a través del cual, como es costumbre en el pueblo kichwa, se busca que los antisociales recapaciten y enderecen sus vidas.

“Como en todas las comunidades indígenas, cada poblado tiene una resolución de acuerdo al grado del delito. No se juzga por juzgar. En este caso, si bien no cometieron delitos en Peguche, no podíamos decirles, ustedes aquí no han robado vayan nomás. Lo que queremos es que tengan algo de escarmiento, para que en Peguche, ya sean ciudadanos nacionales o extranjeros, no cometan faltas”, declaró Guaján, quien adicionalmente, agregó que el detenido declaró ser oriundo de Ibarra, mientras su pareja dijo ser colombiana.

En cuanto al procedimiento como tal, se hizo un baño de purificación con agua fría y ortiga, para más tarde dar nueve latigazos en la humanidad de los presuntos delincuentes.

“Una vez hecho el ajusticiamiento, nosotros no podemos tenerles aquí, la Policía Nacional tiene que llevarlos para el trámite pertinente”, finalizó el principal del Barrio Central de Peguche, escenario donde se desarrolló este nuevo caso de Justicia Indígena, que se suma a la larga lista registrada en las últimas semanas en suelo “Sarance”.