Su rol va más allá de educar y guiar, también los entrenan

Hoy, en el Ecuador y en otras naciones del mundo, se celebra el Día del Padre. Existen personas especiales que, aunque no sean sus hijos a los que ven gran parte de la semana, los quieren y tratan como si lo fueran. Además de ayudar a educar y guiar, también los entrenan en diferentes disciplinas deportivas.

 

Historias
Un equipo de Diario EL NORTE estuvo en varios escenarios deportivos de la capital imbabureña, en donde a diario se vive y se observa esta especial convivencia.

“Creo que para nosotros es una responsabilidad muy grande, ya que, además de enseñar a los chicos el deporte, también estamos muy pendientes de enseñarles valores para que lleguen a ser mujeres y hombres de bien”, mencionó Jefferson Bernardo Congo, entrenador de lucha.

“El sentimiento es muy grande. Para mí es como si fuesen mis propios hijos, ya que la mayor parte de los días pasan aquí. Hay quienes nos comparten sus experiencias o problemas que tienen. Entonces es agradable estar ahí; compartir y enseñarles muchas cosas positivas para ellos”, añadió el entrenador de los registros de la FedeImbabura.

Por otro lado, Jahir, su hijo, cuando no está estudiando, también acude al gimnasio de lucha o viaja con los seleccionados cuando tienen alguna competencia fuera de la provincia. Esto es algo que llena de mucha alegría y orgullo a Jefferson.

“Para quienes somos padres y entrenadores, también es muy importante enseñar y guiar a los muchachos en el tema de los valores. Como tienen que ser buenos deportistas, también tienen que ser buenos hijos, buenos estudiantes y buenos ciudadanos”, explicó Édison Torres, uno de los entrenadores de atletismo.

Torres, además, mencionó que cuando tienen que salir fuera de la provincia a alguna competencia, la responsabilidad aumenta.

“Los deportistas nos hacen sentir como sus segundos padres, ya que nos dan la confianza y nos hacen sentir como parte de su familia”, sentenció Torres.

 

No solo hay hijos de sangre
Marcelo Troya, quien es entrenador en la disciplina de taekwondo, también es un papá muy orgulloso.

Además de tener dos hijos de sangre, ha hecho que Carlos Caicedo, uno de los seleccionados que tiene el Ecuador en este deporte de puro contacto y al que ha venido entrenando desde hace más de 10 años, realmente se sienta como otro de sus hijos. Carlos prácticamente pasó a ser el hijo mayor del “profe” Marcelo.

 

Reacción
Mayumi Anangonó es una de las dirigidas por el entrenador de atletismo Wilson Quelal.

“Me siento súper bien porque él siempre ha sido una muy buena persona. Para mí y creo que para otros de mis compañeros, ‘Wilo’ Quelal es como un segundo padre. Es una persona que se ha ganado el cariño, ya que cuando tiene que felicitarnos por algo, lo hace; y cuando tiene que llamarnos la atención, pues lo hace”, dijo la deportista.

Subscribe
Notify of

Lo último: