Todos unidos contra la delincuencia en Santo Domingo de Ibarra

delincuencia

En una destacada muestra de unidad y determinación, los residentes del Barrio Santo Domingo han tomado medidas concretas para enfrentar la creciente preocupación por la inseguridad en su comunidad.

Unidos contra el mal

La organización de las brigadas de seguridad ha demostrado ser un paso efectivo para combatir a los antisociales que solían merodear libremente por el barrio. Pero todo quedó atrás, tras la unión de los moradores del barrio.
La iniciativa, liderada por residentes comprometidos, ha logrado reducir significativamente los índices de inseguridad en la zona.

La brigada, compuesta por aproximadamente 15 a 20 personas voluntarias, se embarca en patrullajes nocturnos diarios para mantener la seguridad y proteger a los vecinos.

Esta acción comunitaria ha fortalecido los lazos entre los residentes y ha creado un sentido de pertenencia compartida en el Barrio Santo Domingo.

La colaboración y la vigilancia constante de la brigada han disuadido a los delincuentes y han generado un ambiente más seguro y tranquilo para todos.

 

En territorio

Entrevistamos a algunos miembros de la brigada y destacaron el impacto positivo de su labor. “Antes nos sentíamos vulnerables, pero ahora sabemos que estamos haciendo algo para protegernos mutuamente”, comentó uno de los brigadistas a quien le protegemos su identidad.

 

Prevención y patrullaje

La coordinación con la policía local también ha mejorado, lo que ha fortalecido nuestra capacidad para abordar los problemas de seguridad”, comentó María González, una residente activa en la organización.

Además de las patrullas nocturnas, la brigada también ha implementado medidas preventivas, como la instalación de cámaras de seguridad y la promoción de programas educativos sobre seguridad ciudadana. Así lo explica Natalia Navas, presidenta del barrio.

Son referentes

El éxito de las brigadas de seguridad en el Barrio Santo Domingo no solo ha transformado la percepción de inseguridad en la comunidad, sino que también ha servido como inspiración para otras áreas vecinas que están considerando adoptar estrategias similares.

En un momento en el que la seguridad ciudadana es una preocupación creciente, la experiencia positiva del Barrio Santo Domingo demuestra que la acción colectiva puede marcar la diferencia.

La comunidad se ha convertido en un ejemplo de cómo la organización y el compromiso pueden transformar un entorno, construyendo un futuro más seguro y tranquilo para todos. Aunque el barrio luce tranquilo, los brigadistas siguen con su rutina nocturna.

Subscribe
Notify of

Lo último: