Unos 400 establecimientos de salud, afectados por las protestas en Ecuador

Cerca de 400 establecimientos de salud del Ministerio de Salud Pública han resultado afectados de distinta manera por las manifestaciones sociales, que este jueves cumplen 11 días, aseguró a Efe la ministra de Salud, Ximena Garzón.

Con corte hasta el pasado martes, «tenemos 387 establecimientos de salud afectados. Hemos tenido varios incidentes con las ambulancias. Pedimos que se respete el acceso a la salud», dijo la ministra.

Garzón detalló que, entre las afectaciones, cuentan establecimientos «que han sido cerrados, que han amenazado al personal, que no les dejan pasar al personal hasta el centro de salud».

«No hemos tenido mayores incidentes de infraestructura, pero sobre todo en la capacidad de que el personal de salud acceda a sus lugares de trabajo para poder dar atención de salud a los ciudadanos», subrayó.

Las manifestaciones sociales, que se extienden por todo el país con cortes de carreteras y bloqueos en vías de varias ciudades, comenzaron el pasado 13 de junio, lideradas por la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie).

Las protestas estallaron en contra de la carestía de la vida, con un pliego de peticiones que incluye la reducción y congelación del precio de los combustibles, la moratoria de créditos, mejoras en el sector de la educación y en demanda de mayor y mejor acceso a la salud, entre otros asuntos.

«Hemos seguido atendiendo a nuestros pacientes, la salud no para. La salud tiene que portar una bandera blanca de la paz, la salud no discrimina ni raza ni religión ni tiene banderas políticas. La salud es para todos, es un derecho universal que se tiene que respetar», dijo Garzón.

CORREDORES HUMANITARIOS

La funcionaria anotó que ambulancias del Ministerio fueron agredidas en el marco de las movilizaciones.

«Sabemos que fallecieron dos pacientes: uno transportado hacia una unidad de salud, que no pudo llegar y que falleció en la ambulancia, y otro que requirió ser evacuado por un envenenamiento y tampoco le permitieron la entrada a la ambulancia y también el paciente falleció», relató.

Sin embargo, también registraron un caso en que, en coordinación con la Policía Nacional, lograron evacuar a un niño de la comunidad andina de Cotacachi «para que pueda recibir atención médica y así pudimos salvar su vida».

Lo ideal -declaró en entrevista con Efe- «es que se mantengan los corredores humanitarios para permitir el paso de las ambulancias y no cerrar los centros de salud porque eso afecta a la ciudadanía».

«Están protestando por una mejor calidad de atención a los ciudadanos». Sin embargo, por las protestas, «37 establecimientos están cerrados a nivel nacional, 41 estamos funcionando a medias porque nuestro personal no puede llegar a dar atención médica en esos centros», detalló.

Miles de manifestantes se han concentrado en la capital ecuatoriana para exigir al Gobierno el cumplimiento de diez puntos de su pliego de peticiones.

Los manifestantes están albergados en universidades, entre ellas la Universidad Central (Pública), hasta donde acudieron representantes del MSP, con delegados de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), a ofrecer asistencia.

«Llevamos -dijo- brigadas de atención médica y de vacunación. Tratamos de entrar con vacunación, pero no nos dejaron, así que, por lo menos, la atención médica preventiva para poder solucionar cualquier enfermedad que presenten los ciudadanos que están manifestándose».

Garzón indicó que han establecido, junto a los ministerios de Inclusión Social y de Educación, un «punto de paz» temporal en un colegio de Quito para que las madres embarazadas y niños reciban albergue, atención médica y otros.