Virtualidad forzada e incómoda

Las clases virtuales, vigentes desde el 9 de enero, con motivo del conflicto interno armado que vive Ecuador, se ha convertido con el pasar de los días en un motivo más de preocupación de madres, padres y hermanos, que se sienten “desesperados” “abrumados” “castigados”, entre otros tantos calificativos que han llegado, como comentarios, a nuestras redes sociales. La idea de mantener seguros a los estudiantes dentro de las casas trajo problema concretos: “amenazas virtuales” que instalaron temor en alumnos; y segundo: las clases virtuales no cuentan con el acompañamiento de los padres, como ocurrió en pandemia. Hoy los niños están solos frente al computador. Habrá que evaluar su aprendizaje

INFO GRUPO CORPORATIVO EL NORTE EDITORIAL