Yahuarcocha: más allá de una posición política

Según algunos moradores del barrio San Miguel de Yahuarcocha el tono verde de la laguna comenzó a notarse, intensamente, desde hace 10 años. Su convivencia, con la laguna, ha cambiado y los recuerdos se convirtieron en nostalgia. Afirman que no pierden la esperanza de ver, nuevamente, el espejo azul que brillaba en su querido lago. Desde hace dos años, el Municipio de Ibarra empezó con la recuperación del espejo de agua de la laguna, actualmente, invierte USD 3 millones para salvarla.

María Trujillo nació en el sector, hace 53 años, mientras atiende su negocio, cuenta que la laguna fue parte de su niñez, incluso se convirtió en el ingreso económico de su familia. “Mis padres trabajaban con la totora que crecía en la laguna, hacíamos esteras y vendíamos, mientras ellos recolectaban la plantita, nosotros jugábamos en la orilla, incluso tomábamos el agua. Con el tiempo dejamos de coger la totora, el agua tenía un olor desagradable, teníamos miedo de enfermarnos”, contó.

Víctor Valenzuela, presidente del barrio San Miguel de Yahuarcocha, mencionó que salvar la laguna, no solo, le corresponde al Municipio “tienen que involucrarse todas las instituciones de la provincia y la sociedad civil, pues al momento el agua se encuentra bastante sucia, con los trabajos paliativo, aún no se recupera a Yahuarcocha, sin embargo, se ha visto una mejoría”, dijo.

Valenzuela calcula que el problema de la laguna surgió hace, aproximadamente, una década “conversamos con los biólogos del Municipio y nos mencionaron que el complejo lacustre puede recuperarse”, dijo. El líder barrial indicó que uno de los afluentes que ingresa a la laguna, que proviene del sector de la Campiña, no es totalmente limpio y no cuenta con cantidad requerida para limpiar la laguna.

Valenzuela indicó que es necesario que se regule los procesos de víscerados del pescado “no podemos impedir las actividades productivas pero si ordenarlas y regularlas”, asintió.

¿Cuál es la realidad?
Elizabeth Astudillo, técnica de Gestión Ambiental del Municipio, explicó que la laguna, en este momento, tiene un alto nivel eutrófización, es decir, existe una reproducción de algas muy alta en la laguna.

Astudillo indicó que la laguna se encuentra en un estado de envejecimiento, acotó que la presencia del ser humano aceleró este proceso, pues se calcula que la laguna tienen 12 mil años. “Existe una situación ecológica natural de la laguna que se puede frenar. Hubiese sido óptimo trabajar en prevención, pero lastimosamente no pasó eso, en esta administración se dio los recursos y la iniciativa de recuperar está cuenca hídrica”, dijo.

Astudillo indicó que el Municipio de Ibarra ejecutó dos planes de manejo de la laguna, desde el 2012 y 2018. El del 2018, se entregó a la actual administración. En 2020, se realizaron actividades como control de afluentes, mientras que en 2021, se efectuaron trabajos de esteras y equipos de ultrasonido. Se cuenta con un presupuesto de USD 3 millones, para la cuenca hídrica.

La bióloga dijo que la presencia humana utilizó el recurso hídrico que servía como vertiente o caudal óptimo que alimentaba a la laguna. Yahuarcocha tiene dos caudales naturales que le alimentan naturalmente, mientras que otro es un caudal intermitente, es decir, dependen de la estación climática – explica Astudillo- Otro proviene de la cuenca media del Río Tahuando, que no tiene rangos altos de contaminación y aporta a la laguna.

Astudillo mencionó que surgimiento de las algas no es una condición que se dio recientemente, sino, que se debe a la acumulación de nutrientes de la laguna “es decir, del uso y envejecimiento que se está dando en la cuenca hídrica. Si se puede limitar el crecimiento a través de estrategias, como las ahora implementadas”, indicó.

Sobre el presupuesto
El Municipio, como primera estrategia, que implementó fue la introducción de esteras flotantes de una planta acuática, en la cual se invirtió, aproximadamente, USD 21 mil. Posteriormente, la Alcaldía adquirió el sistema ultrasónico para el control de cianobacterias para la coloración del agua, que son claves para el oxígeno de la laguna, se invirtió USD 389 mil y es la segunda estrategia que se trabaja en la laguna.

También, se compró equipos multiparámetros, microscopio para monitorear la laguna, con un monto de USD 100 mil, se comprará una volqueta para sacar la materia orgánica de las plantas, además, se adquirirá una excavadora de oruga por USD 215 mil. También, se construirá el alcantarillado pluvial para San Miguel de Yahuarcocha por USD 500 mil, aproximadamente.

Hasta el momento, el Cabildo ha ocupado el 50% del presupuesto para la recuperación de Yahuarcocha, el otro 50% se invertirá en la consultoría de plan de manejo integral de la laguna.

Astudillo señaló que con el nuevo estudio se conocerá con el diagnóstico, la problemática, en qué lugar se debe intervenir y qué se debe hacer . “El plan de manejo se realizó en 2018, este fue el que nos dio estrategias que se están implementando en este momento. La Ordenanza señala que se debe actualizar el plan de manejo y de ahí que se realice la contratación de la consultoría para el Plan de Manejo Integral.

Al respecto del dragado, la técnica municipal, comentó que la nueva consultoría determinará si se hace o no un dragado a la laguna “esto significa que sacaremos nutrientes que están almacenados en la laguna, no sacaremos el agua, pero debajo tenemos un sedimento de lodo, pero se analizará si es viable o no que se realice este procedimiento.
Consultamos a la técnica si aún se puede salvar la laguna y mencionó que “estamos dentro de los rangos permisibles, pero con mucho trabajo, la continuidad a los proyectos, implementar nuevas estrategias en base a la realidad actual de la laguna es clave, verle como una laguna muerta todavía no es apropiado, todavía brinda un servicio ecosistémico, registramos 22 especies de aves en el lugar”, comentó.

Opinión de la Academia
La docente investigadora de la Escuela de Ciencias Agrícolas y Ambientales de la PUCESI, Moraima Mera, indicó que la institución ha trabajado permanentemente en la laguna de Yahuarcocha, coincidió con lo señalado por la entidad municipal en que la laguna se encuentra en un proceso natural de envejecimiento, también, señaló que existe que el proceso de salvar a la laguna lleva, alrededor de 20 años. Insistió que todos los esfuerzos que se puedan realizar y aunar deben ser bienvenidos.

La investigadora mencionó que se han efectuado estudios de monitoreo de agua permanentemente, de Yahuarcocha, como de otros lagos de la provincia.

Señaló que se realizaron estudios sobre la calidad del agua que recepta la laguna, sobre vertidos ilegales, calidad de agua de los tramos o vertientes que llegan a Yahuarcocha. También, se investigó el grado de autotrificación en función de estratos y sedimentos de la laguna, como el tema de remediación.

Mera dijo que el estado de la laguna se encuentra con un estado de contaminación de hipertrofia, es decir, que está altamente contaminado con nutrientes, algo que también registraron los técnicos del Cabildo. “Tiene muchísimos nutrientes derivados de especies hidrogenadas que afecta al equilibrio ecológico de la laguna, tiene una alta producción de cianobacterias que provoco la coloración verde de la laguna, que es lo que más nos preocupa”. La docente mencionó que es importante trabajar en conjunto y que presta apoyo académico al Municipio y a la Prefectura .

Lo que se hace
Mera explicó que el proceso de degradación de la laguna se debe al uso humano de este espacio natural “El proceso de restauración no será en un plazo corto, estas acciones no se solucionaran de hoy a mañana, depues de deteriorar a la laguna, por tantos años, obvio que es imposible que la misma vuelva a restaurarse en corto tiempo, esto tomará años y es un esfuerzo muy grande, en los que deben actuar, no solo el Municipio, sino todos”, comentó.

La investigadora señaló que pueden existir nuevas posibilidades de salvar a la laguna, las mismas, están interrelacionadas con los asentamientos humanos y como insidien sobre la laguna. Dijo que era necesario fomentar ordenanzas en función de la recuperación, que tendrán que evitar algunas actividades que se desarrollan alrededor, como los puestos de comida.

“Nosotros registramos niveles de grasas y aceites en la laguna muy altos, elevados a lo que señala la normativa, se excede 20 veces más de los permitidos, la razón es antropogénica, somo los humanos”, dijo Mera.

De igual manera, dijo que, como remediación, se podrían colocar parques de depuración que tratan el agua que ingresa a la laguna. Sobre los afluentes que desembocan a la laguna señaló, que gracias a una investigación realizada. Sobre recuperar la laguna dijo “la esperanza nunca se pierde, no solo es una laguna, es nuestro patrimonio cultural de la provincia. Sin embargo, es esfuerzo de todos, podemos ayudar, salvar la laguna cuesta, va más allá de una posición política, se debe planificar una agenda que permanezca en el tiempo más allá de una administración.